Al menos 5.000 inmigrantes de Colombia y Bolivia comenzarán a enviar remesas por medios
informales
Bolivia y Colombia cobrarán $10 millones en 2007 a
sus emigrantes en España con impuestos a las
remesas
Bolivia creó en 2007 un impuesto a las remesas, semejante que ya existía en Colombia. Con estos
gravamenes, ambos países cobrarán a sus emigrantes residentes en España $10 millones en 2007, según
calcula Remesas.org en su informe "Impacto sobre las remesas de las medidas fiscales de Bolivia y
Colombia". Estos impuesos se añaden a los que ya gravan las rentas de los inmigrantes en origen,
(retenciones por IRPF y otros que afectan a las nóminas, de dónde salen las remesas). Asímismo, se
añaden a los impuestos en el país de destino, que gravan las remesas dentro del conjunto de rentas de las
que dispone el receptor. Este componente tiene gran relevancia ya que las remesas que Bolivia percibió de  
España en 2006 supusieron el 8,5% del PIB boliviano, mientras que las de Colombia supusieron el 1,25% de
su PIB.

Estos impuestos desincentivarán el envío de remesas al incrementar el precio, lo que producirá la erosión
de la base fiscal con un número de emigrantes que bien no enviará remesas o buscará canales no tasados
para hacerlo. En consecuencia, al menos, 5.000 inmigrantes bolivianos y colombianos residentes en España
comenzarán a utilizar sistemas informales para evitar esos impuestos. La forma más simple de remesas
informales es entregar el dinero a un compatriota para que lo lleve en propia mano, quizá aprovechando su
retorno por vacaciones. Pero en este ámbito también operan redes de delincuencia económica cuyo origen
está en el blanqueo de fondos del narcotráfico, una lacra notoria en Bolivia y Colombia. Por ese motivo, los
mecanismos informales pueden representar riesgos, en un principio ocultos para el inmigrante, pero que
pueden plantear graves problemas a sus usuarios.

El Banco Central de Bolivia ha implantado el pasado octubre un impuesto que grava con el 1% las remesas
que reciben los bolivianos de sus familiares en el exterior. Este impuesto es semejante al vigente en
Colombia que devenga el 0,4% al Estado de cada remesa que envían los inmigrantes a sus familias. En
ambos casos se trata de un impuesto que grava de forma genérica las transacciones financieras. En el caso
de Bolivia, afecta a todo tipo de transacciones internacionales, salvo las operaciones del sector público y las
exportaciones realizadas por medio del Banco Central de Bolivia. No se hace excepción alguna de las
remesas, aunque sus receptores no estén precisamente entre las capas más pudientes de la población. Su
forma es la una Tarifa por Servicios Prestados que el Banco Central cobra a los operadores financieros. No
obstante, el Banco Central no ha tomado medidas que impidan a los intermediarios repercutir al cliente final
este cargo. Por ello, es el consumidor quien la paga, como si se tratara de un impuesto.

Las medidas de Bolivia y Colombia aportarán en 2007 a sus respectivas arcas varios centenares de
millones de dólares. De estos, al menos 10 millones de dólares, serán obtenidos de las remesas que ambos
países reciben de sus emigrantes desde España. Bolivia recibió remesas en 2006 desde España por valor
de Eu735 millones ($923 millones o bien, según el Banco de España el 10,8% del total de remesas emitidas
en 2006) mientras que Colombia es el primer destino con Eu1.341 millones ($1.684 millones, o bien, según
el Banco de España el 19,7% del total de remesas emitidas en 2006).
Aplicando el tipo vigente del impuesto sobre remesas a estas cantidades, Colombia ingresará en 2007 de
sus emigrantes basados en España al menos $6,7 millones mientras que Bolivia percibirá de los mismos
$3,3 millones (teniendo en cuenta que el impuesto está vigente desde octubre). En conjunto, estas
cantidades suman $10 millones.
Por otro lado, remesas.org calcula que el 1% de los bolivianos y el 0,5% de los colombianos han
reaccionado ante estos impuestos modificando su comportamiento remesador. Un porcentaje que se explica
por las diferentes magnitudes de sus impuestos a remesas. Esto supone unas 5.000 personas considerando
que los colombianos son la quinta nacionalidad extranjera en España con 258.726 personas según el
padrón (a 1 de enero de 2007) y los bolivianos la sexta con la con 198.770 personas en España.
Este impuesto encarece en envio de remesas por canales formales, por lo que frente a los emigrantes tiene
el efecto de un incentivo para utilizar otros canales no tasados. El principal es llevar ese dinero en el bolsillo
aprovechando un viaje de regreso. Pero frente a estos mecanismos de envío de remesas por canales
informales de tipo "espontáneo y gratuito" hay otros con las características de "organizados y por medio de
precio" que suponen elevados riesgos para sus usuarios. Habitualmente, están vinculados a redes de
blanqueo de fondos relaccionados con el narcotráfico, una lacra notoria en Bolivia y Colombia.
    Remesas
.org
Cooperación

Formación

Investigación
Inicio

Nosotros

Contacto
Impacto de las remesas de España 2006
Destino                          Remesas de España         PIB 06      Remesas/PIB
                                                             US$ millones             en %







Fuente: cálculo de remesas.org sobre datos del Banco de España y FMI
(World Economic Outlook Database)
Bolivia
923
10.828
8,52%
Ecuador
1.453
40.447
3,59%
Senegal
179
9.242
1,94%
R. Dominicana
487
32.600
1,49%
Colombia
1.684
135.075
1,25%
Marruecos
521
57.407
0,91%